Herejes de Dune (1984)

«Herejes de Dune» (1984) es el quinto libro en la serie de Dune escrita por Frank Herbert. La novela tiene lugar aproximadamente 1500 años después de la muerte de Leto II, el Dios Emperador, y trata de un universo que ha cambiado dramáticamente desde los días de su gobierno.

Después de «La Dispersión» que siguió al reinado del Dios Emperador, diferentes grupos humanos se dispersaron por el universo, desarrollando tecnologías y culturas diversas. Ahora, algunas de estas fuerzas dispersas están regresando al núcleo del antiguo Imperio, y sus intereses chocan con los de las grandes potencias que han surgido en su ausencia, incluyendo la Bene Gesserit, la Cofradía Espacial, y los descendientes de la Casa Atreides.

En el centro de la historia se encuentra un nuevo planeta Dune, llamado Rakis, que sigue siendo el único lugar donde se produce la especia melange. La Bene Gesserit, una hermandad de mujeres con habilidades especiales y una profunda influencia política, tiene un especial interés en este planeta y en una joven llamada Sheeana, que tiene la habilidad de controlar a los gusanos de arena. La hermandad ve en Sheeana la posibilidad de un nuevo Mesías y quizás la clave para su supervivencia en el nuevo orden que se está formando.

La Bene Gesserit no es la única fuerza con interés en Rakis. Los Honorados Matres, un misterioso y violento grupo que ha regresado de «La Dispersión», también buscan controlar el planeta. Su tecnología y métodos son diferentes, y en muchos aspectos más avanzados que los del antiguo Imperio, lo que representa una amenaza significativa.

Duncan Idaho, quien sigue siendo revivido como ghola por la Bene Gesserit, y Miles Teg, un descendiente de la Casa Atreides con habilidades militares excepcionales, son otros personajes clave. Teg se convierte en el protector de Sheeana y descubre que tiene habilidades latentes que son activadas bajo extrema tensión. Duncan, por otro lado, enfrenta crisis de identidad y memoria, mientras también sirve como una pieza central en los complejos juegos de poder entre estos diferentes grupos.

«Herejes de Dune» se sumerge en temas de poder, religión, y evolución, al igual que sus predecesores, pero en un contexto ampliado que muestra las consecuencias a largo plazo de la Senda de Oro de Leto II. La novela examina cómo las diversas facciones luchan por el control en un universo en cambio, cada una con su propio conjunto de valores éticos y morales, y plantea preguntas sobre qué significa ser humano en un universo tan complejo y diverso.

Loading

Comments

comments

Publicaciones Similares