Hijos de Dune (1976)

«Hijos de Dune» (1976) es el tercer libro en la serie Dune, escrita por Frank Herbert. La novela continúa explorando los temas de poder, liderazgo y destino que caracterizan a la serie, mientras sigue las vidas de los hijos gemelos de Paul Atreides (Paul Muad’Dib): Leto y Ghanima.

La historia tiene lugar aproximadamente nueve años después de los eventos de «El Mesías de Dune». Paul ha desaparecido en el desierto, un acto que es tradicional para los gobernantes Fremen que sienten que se han convertido en un lastre para su pueblo. Su hermana Alia ha asumido el papel de regente para los hijos gemelos adolescentes de Paul, Leto y Ghanima.

Leto y Ghanima son objeto de varios complots debido a su línea de sangre y las implicaciones proféticas que la rodean. Además, están amenazados por la «abominación», un fenómeno temido por la Hermandad Bene Gesserit en el que un individuo pre-nacido podría ser poseído por las personalidades de sus ancestros muertos. Esto es particularmente preocupante para Alia, quien está luchando contra la posesión de su abuela, Lady Jessica, y varios otros ancestros.

Alia, quien inicialmente tiene buenas intenciones, empieza a caer cada vez más bajo el control de las personalidades de sus ancestros y se vuelve una tirana. Por otro lado, Leto se embarca en un arduo viaje de autodescubrimiento, en parte para evitar su propio riesgo de «abominación». Durante este proceso, Leto llega a la conclusión de que debe llevar a cabo un sacrificio personal extremo para salvar a la humanidad de un futuro oscuro, una serie de eventos conocida como «La Senda de Oro». Este sacrificio involucra transformarse a sí mismo en una especie de híbrido humano-arenquea, lo que lo convierte en una especie de mesías pero al costo de su propia humanidad.

Ghanima, quien también está en peligro de convertirse en una «abominación», lucha con sus propios demonios y los desafíos de ser una figura política en un mundo altamente cargado de tensión religiosa y política. Al final del libro, Alia es derrocada, Leto asume el trono y emprende su visión para la Senda de Oro, y Ghanima queda en una posición que le permitirá actuar como una especie de conciencia para su hermano mientras implementa su visión para el futuro.

Al igual que sus predecesores, «Hijos de Dune» es una obra compleja que aborda una variedad de temas profundos, desde los peligros del poder absoluto y la divinidad impuesta, hasta las complejidades éticas de las decisiones que tienen ramificaciones a largo plazo para toda la humanidad. Con personajes multifacéticos y un mundo ricos en detalles, la novela es tanto una aventura épica como una exploración profunda de temas filosóficos y éticos.

Loading

Comments

comments

Publicaciones Similares